Archivo de la categoría: Lo que se dice por ahí

TRES MIL VIAJES AL SUR EN CANAL SUR TELEVISIÓN

Tres mil viajes al sur apareció en las Noticias de Canal Sur, la televisión pública de Andalucía. Aquí está el enlace . Aparece dos veces, una más corta en el minuto 1:30, y otra más extensa en el 13:40, junto a Mar González, Comisionada para el Polígono Sur, y Loli Pichardo, una de las mujeres que me han inspirado.

Una novela refleja el «grito a la soledad» del Polígono Sur en la lucha de las familias contra la exclusión

Nota de prensa de Europa Press en el periódico 20 minutos:

EUROPA PRESS. 22.04.2016 La comisionada para el Polígono Sur de Sevilla, Mar González, ha participado esta tarde en la presentación de la novela Tres mil viajes al sur, del sevillano Manuel Machuca, ambientada en el Polígono Sur y en sus habitantes y contada desde la cercanía del escritor con este barrio, en el que colabora como voluntario desde hace diez años. La novela resultó finalista del premio Ateneo de Sevilla en 2015. El libro, publicado por la editorial sevillana Anantes, consta de cuatro relatos protagonizados por mujeres que completan el dibujo de un barrio en exclusión social a las afueras de una gran ciudad que, aunque nunca se nombra, puede identificarse fácilmente como el Polígono Sur por sus características y su trasfondo. Los cuatro relatos perfilan la vida y los esfuerzos de vecinos y vecinas del barrio por salir de su difícil situación, y en contraste, la reacción de quienes sólo intuyen la vida en ese lugar desde fuera y se relacionan con él desde sus prejuicios. La novela está escrita desde una clara posición ética, que reconoce a quienes tratan de sobrevivir en medio de circunstancias complicadas y pretende llamar la atención al resto de la sociedad sobre su responsabilidad en la existencia de estos barrios situados al margen de las grandes ciudades.
«Tres mil viajes al sur es un grito, una llamada de atención a una sociedad que no tiene mucho margen ya para seguir con este ritmo de vida que produce tanta infelicidad. Y también es una invocación a la esperanza, a que está en nuestra mano derribar muros, enterrar miedos y comenzar a crear un mundo diferente», según el propio Manuel Machuca. «grito a la soledad» Plagado de alusiones a conflictos reales del Polígono Sur, como la delincuencia o la existencia de barreras físicas que separan al barrio de la novela del resto de la ciudad, Tres mil viajes al sur «es un grito a la soledad de las personas que viven en cualquier barrio y cualquier condición social y una denuncia sobre las causas y consecuencias de la exclusión social y la marginalidad» y al mismo tiempo «un modesto tributo a esas personas y a ese barrio». En la presentación, la comisionada para el Polígono Sur ha considerado la novela como una oportunidad para que la ciudad de Sevilla mire de frente el origen de la exclusión que sufre el barrio y se sienta partícipe de un proceso de transformación radical que mejore las condiciones de vida del Polígono Sur. Y al mismo tiempo, ha recordado que el escaparate de personajes que ofrece la novela, con sus fortalezas, sus ganas de vivir y de superar sus circunstancias, es un fiel reflejo de cómo la inmensa mayoría de los habitantes reales del Polígono Sur afrontan unas vidas marcadas por la dureza del entorno, con la esperanza de mejorar tanto su situación personal como el modo de vida de todo el barrio. Y en especial las mujeres, que sustentan las estructuras familiares del Polígono Sur y constituyen, «con su actitud valiente», los auténticos motores de las mejoras que experimenta el barrio. Cada uno de los capítulos de la novela está precedido por un texto de la poeta Anabel Caride, vecina durante muchos años de La Oliva, uno de los seis barrios que conforman el Polígono Sur. Vídeo sobre el polígono sur En la presentación del libro, además del autor, Manuel Machuca; y la comisionada para el Polígono Sur, Mar González; han participado la poeta Anabel Caride; el escritor Antonio Ortega; y el editor de la novela, Ismael Rojas, intercalando sus intervenciones con las actuaciones de la escuela de arte de la Fundación Alalá, el grupo musical Poetas Sureños y el grupo de teatro No nos duele ná del centro de personas adultas Polígono Sur. Además, se ha proyectado un vídeo elaborado con testimonios de mujeres del barrio. Manuel Machuca (Sevilla, 1963) es farmacéutico y escritor. Debutó como novelista con Aquel viernes de julio, ambientada en la Sevilla de los primeros meses de la Guerra Civil Española; al que siguió El guacamayo rojo, la historia de tres generaciones de emigrantes andaluces en Brasil. También ha publicado relatos en las antologías Relatos de farmacéuticos, Hidra verde y en la revista argentina Motor de ideas, además de artículos en distintos periódicos sevillanos. Cooperante durante la guerra de Ruanda en 1994 y conferenciante en América Latina y Europa desde el año 2000, su relación con el Polígono Sur se remonta a 2006, cuando comenzó a trabajar como voluntario con personas en riesgo de exclusión social en un proyecto de educación para la salud y acceso a medicamentos auspiciado por Caritas, actividad que mantiene en la actualidad.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2729048/0/novela-refleja-grito-soledad-poligono-sur-lucha-familias-contra-exclusion/#xtor=AD-15&xts=467263

Un día en la vida de cuatro mujeres de Las Tres Mil Viviendas

Alejandro Luque fue el primero en entrevistarme en torno a Tres mil viajes al sur. Fue el jueves 21 en el Correo de Andalucía. Así salió:

El escritor Manuel Machuca publica ‘Tres mil viajes al sur’, una narración extraída de su experiencia directa en esta barriada

20 ABR 2016 / 20:03 H.

La relación de Manuel Machuca (Sevilla, 1963) con el Polígono Sur se remonta a diez años atrás, cuando su profesión de farmacéutico empeñado en divulgar hábitos saludables lo llevó a Las Tres Mil Viviendas. Mañana viernes regresará una vez más, pero guiado por su otra vocación, la de escritor, para presentar su último libro, Tres mil viajes al sur, que acaba de ver la luz en el sello editorial Anantes.

«Empecé a visitar Las Tres Mil como voluntario hace diez años, en 2006, como parte de un proyecto de Cáritas», recuerda Machuca. «Yo había colaborado en una clínica de inmigrantes en Minneapolis y soñaba con trasladar esa idea aquí con prácticas clínicas de estudiantes de Medicina, Farmacia y otras carreras, pero fracasé. No tuve el apoyo necesario, pero en cambio monté mi consulta de educación para la salud y optimización de la farmacoterapia allí».

El momento en que Machuca desembarcó en Las Tres Mil no era fácil, si alguno lo ha sido. Mucha gente no tenía recursos para costearse los medicamentos, de modo que necesitaban ayuda. «Yo traté de trabajar en la mejora de los resultados de la salud, entre otras cosas, a través de la experiencia personal. Empecé a escuchar muchas historias, y ahí está el origen de este libro», agrega.

El autor de novelas como Aquel viernes de julio o El guacamayo rojo, cayó entonces en la cuenta de que «había una emigración dura, la derivada de la expulsión del hogar. Y ese es el camino que han recorrido el cien por cien de los habitantes de Las Tres Mil. En ese momento fui consciente de que tenía que ponerme a escribir», comenta Manuel Machuca.

Estos Tres mil viajes al sur son en realidad cuatro relatos, uno por cada estación del año, que se desarrollan en un solo día. «Son el recuerdo, el viaje al sur de cada uno de los personajes, todos mujeres», explica Machuca. «Podría haber escrito un libro de entrevistas o un ensayo, pero estoy convencido de que la ficción es una forma muy buena de contar la realidad. En realidad, es el libro más autobiográfico que he escrito, ahí están mis inconsistencias, mis dudas… ¿estoy ayudando a esta gente, o soy parte del problema? Y quiero que el lector se plantee ¿tú qué harías?».

Por otro lado, al escritor no se le escapa que escribir sobre Las Tres Mil supone regatear lugares comunes y estigmas recurrentes. «Quizá hace 5 o 6 años no habría podido evitarlos», admite Machuca. «Creo que lo he logrado porque he dado con el punto de vista adecuado, la mirada desde la que se escribe. Si no trabajas con un respeto absoluto por las creencias de las personas , difícilmente puedes sacar un proyecto como este adelante».

«Siempre que visitamos Las Tres Mil tenemos una posición poco horizontal, por así decirlo. Contemplamos esa realidad desde el pedestal en que estamos montados, aquí venimos a ayudar a unos pobrecitos… pero tienes que sentarte, tomarte un café con esas personas, tratar de entender los dolores y las incoherencias que tienen, como tenemos todos. Es un camino que cuesta, pero creo haberlo conseguido», añade.

Junto con las etiquetas al uso –exclusión, marginación, carencias–, Manuel Machuca asevera que en esta barriada ha encontrado también «mucha esperanza, y no de la basada en el buenismo. Si te montas en aquel autobús, ves a chavales que van a la escuela, hombres con su mono azul y mujeres que van a limpiar casas… Ves personas, y todas infunden esperanza».

El enlace a la página de Correo de Andalucía en la que se publicó es: http://elcorreoweb.es/cultura/un-dia-en-la-vida-de-cuatro-mujeres-de-las-tres-mil-viviendas-GC1657866

TRES MIL VIAJES A LOS RINCONES DE LAS ESQUINAS…

Antonio Ortega Rubio me llevó a las páginas de Sevilla Directo, y con una entrada cariñosísima en Facebook:

 

TRES MIL VIAJES A LOS RINCONES DE LAS ESQUINAS…

Anteayer, se presentó la novela Tres Mil Viajes al Sur, del escritor Manuel Machuca. Tuve el honor de ser invitado por el autor a formar parte del exitoso acto, que fue multitudinario y emotivo. Actuaron los alumnos de la Fundación Alalá, el dúo rapero Poetas Sureños y el grupo teatral del Centro de Adultos del Polígono Sur, «No nos duele na», retratistas, asimismo, de las otras realidades que conviven en este azotado conjunto de barrios sevillanos. En la oratoria, el acto contó con las intervenciones de la Comisionada para el Polígono Sur, Mar González, de la poeta Anabel Caride, autora de los excelentes poemas que introducen las diferentes partes del libro, y de Ismael Rojas, representante de Anantes Editorial. La temática de esta obra me coge muy de cerca, dado que se desarrolla en un terreno por el caminé en mi infancia, con personajes familiarizados con mi crianza, cuyas historias – unas por trágicas y otras por valientes y ejemplares-, tocan el alma, porque son perfiles sacados de la cotidianidad de un barrio que sigue luchando por la dignificación y por la normalización y al que, cada día, se le pone más caro creer en la esperanza. Machuca, que ejerce el voluntariado social en la zona, ha hilado, con calidad expresiva y acierto literario, un texto loable, que se mete en los sentidos, que penetra los tabiques de hormigón para que el lector se convierta también en protagonista de las cuatro historias que componen el texto. Recomiendo la lectura de esta obra hiperrealista, tratada con la excelencia humana de su autor, que en su propósito de viajar al corazón de Sur, le ha encontrado los rincones a las esquinas…

Este viernes ha tenido lugar la presentación de la novela ‘Tres mil viajes al sur’, del sevillano Manuel Machuca, ambientada en el Polígono Sur y en sus habitantes y contada desde la cercanía del escritor con este barrio, en el que colabora como voluntario desde hace diez años. La novela resultó finalista del premio Ateneo de Sevilla en 2015.

El libro, publicado por la editorial sevillana Anantes, consta de cuatro relatos protagonizados por mujeres que completan el dibujo de un barrio en exclusión social a las afueras de una gran ciudad que, aunque nunca se nombra, puede identificarse fácilmente como el Polígono Sur por sus características y su trasfondo.

Los cuatro relatos perfilan la vida y los esfuerzos de vecinos del barrio por salir de su difícil situación, y en contraste, la reacción de quienes sólo intuyen la vida en ese lugar desde fuera y se relacionan con él desde sus prejuicios. La novela está escrita desde una posición que reconoce a quienes tratan de sobrevivir en medio de circunstancias complicadas y pretende llamar la atención al resto de la sociedad sobre su responsabilidad en la existencia de estos barrios situados al margen de las grandes ciudades.

“Tres mil viajes al sur es un grito, una llamada de atención a una sociedad que no tiene mucho margen ya para seguir con este ritmo de vida que produce tanta infelicidad. Y también es una invocación a la esperanza, a que está en nuestra mano derribar muros, enterrar miedos y comenzar a crear un mundo diferente”, según el propio Manuel Machuca.

Plagado de alusiones a conflictos reales del Polígono Sur, como la delincuencia o la existencia de barreras físicas que separan al barrio de la novela del resto de la ciudad, Tres mil viajes al sur “es un grito a la soledad de las personas que viven en cualquier barrio y cualquier condición social y una denuncia sobre las causas y consecuencias de la exclusión social y la marginalidad” y al mismo tiempo “un modesto tributo a esas personas y a ese barrio”.

Y en especial las mujeres, que sustentan las estructuras familiares del Polígono Sur y constituyen, “con su actitud valiente”, los auténticos motores de las mejoras que experimenta el barrio. Cada uno de los capítulos de la novela está precedido por un texto de la poeta Anabel Caride, vecina durante muchos años de La Oliva, uno de los seis barrios que conforman el Polígono Sur.

En la presentación del libro, además del autor, Manuel Machuca; y la comisionada para el Polígono Sur, Mar González; han participado la poeta Anabel Caride; el escritor Antonio Ortega; y el editor de la novela, Ismael Rojas, intercalando sus intervenciones con las actuaciones de la escuela de arte de la Fundación Alalá, el grupo musical Poetas Sureños y el grupo de teatro ‘No nos duele ná’ del centro de personas adultas Polígono Sur. Además, se ha proyectado un vídeo elaborado con testimonios de mujeres del barrio.

Manuel Machuca (Sevilla, 1963) es farmacéutico y escritor. Debutó como novelista con ‘Aquel viernes de julio’, ambientada en la Sevilla de los primeros meses de la Guerra Civil Española; al que siguió ‘El guacamayo rojo’, la historia de tres generaciones de emigrantes andaluces en Brasil. También ha publicado relatos en las antologías ‘Relatos de farmacéuticos’, ‘Hidra verde’ y en la revista argentina ‘Motor de ideas’, además de artículos en distintos periódicos sevillanos.

Cooperante durante la guerra de Ruanda en 1994 y conferenciante en América Latina y Europa desde el año 2000, su relación con el Polígono Sur se remonta a 2006, cuando comenzó a trabajar como voluntario con personas en riesgo de exclusión social en un proyecto de educación para la salud y acceso a medicamentos auspiciado por Caritas, actividad que mantiene en la actualidad.

Aquí tenéis el enlace a la página publicada: http://www.sevilladirecto.com/manuel-machuca-recoge-la-realidad-de-poligono-sur-en-tres-mil-viajes-al-sur/ 

TRES MIL VIAJES AL SUR

Reyes Aguilar me invitó a su azotea del Correo de Andalucía el sábado 23 de abril. Aquí tenéis lo que dijo:

Fue un 17 de julio de 1936 el que se convirtió en «Aquel viernes de Julio» para su autor y para los lectores que se encontraron ante una historia que a nadie dejó indiferente. Manuel Machuca, en la farmacia que regenta en el barrio de Nervión, que es un nombre que le late en el corazón especialmente, atendió a dos clientes que aquejándose de penas del cuerpo le prestaron a cambio las del alma para darle forma a una historia que relata los primeros acontecimientos de una Guerra Civil que a Sevilla dividió en dos, repartiéndola por barrios donde la diferencia social de uno u otro bando quedaron latentes; marginalidad, hambre y carencias contra la opulencia y la hipocresía.

Ahora, este autor que en la calle Gerona esconde la veta de su inspiración, vuelve a esos barrios sevillanos de nuevo, por donde la diferencia social está más que presente y definida. Fue su solidaridad para con el Polígono Sur y su profesión de farmacéutico los que le proporcionaron el título, Tres mil viajes al sur, para la novela que acaba de sacar a las librerías. Empezó a oír historias en su experiencia como voluntario, provenientes de almas quejosas, en voces anónimas e invisibles devecinos de las Tres Mil Viviendas.

En cuatro relatos, uno por cada estación del año desarrollados en un solo día, recogió y creó una historia partiendo de las vivencias de cuatro mujeres en ese barrio marginal sevillano.

A su autor le prestaron sus penas del alma para crear con ellas de nuevo, el particular viaje al sur de cada una de sus protagonistas, el viaje al sur de su barrio y de sus propias vidas.

Y aquí el enlace a su artículo: http://elcorreoweb.es/opinion/columnas/tres-mil-viajes-al-sur-AH1669057