Manuel Machuca González

17/04/2016

20151211_091835Escribo sobre lo que me importa, eso lo tengo claro. Imagino que le pasa a muchos escritores, de ahí que a veces los temas que tratamos se repitan de una forma más o menos nítida en nuestras obras. En lo que respecta a mi anterior novela, El guacamayo rojo, lo tuve claro: quería tratar de encontrar una respuesta a esa pulsión que sentí por buscar durante cinco años a la persona que representaba Gloria Rossi en la novela. En Aquel viernes de julio no estaba tan claro. Quizás lo hiciera de manera mucho menos consciente, y no me diera cuenta hasta después de finalizarla, pero luego caí en la cuenta de que lo que me preocupaba era reflexionar sobre los frágiles hilos en los que se sustenta la amistad.

En Tres mil viajes al sur he escrito desde la gratitud que siento ante muchas personas que he conocido a lo largo de mis diez años de voluntariado en el Polígono Sur de Sevilla. Ellos me han mostrado un nuevo canon de belleza, me han ayudado a profundizar en el sentido y en la necesidad de la justicia, y he descubierto que la alegría también brota entre la desgracia.

Tres mil viajes al sur es un modesto tributo a esas personas y a ese barrio. A personas con profundas contradicciones, como yo; a personas que a veces no ven más allá de su ombligo, como yo; a personas que tratan de sobrevivir en la selva en la que viven y a veces piensan una cosa y hacen lo contrario, como yo.

Tres mil viajes al sur es un grito a la soledad de las personas que viven en cualquier barrio y de cualquier condición social y una denuncia sobre las causas y consecuencias de la exclusión social y la marginalidad.

Tres mil viajes al sur, a pesar de contar historias de mujeres, es quizás la novela más introspectiva que he escrito, la más autobiográfica, y por ello, la que más me importa. Y escribir sobre lo que a uno le importa le da la oportunidad de entender sus contradicciones y de crecer como persona. Algo más para agradecer a todas las personas cuya vida han hecho posible esta obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *