Rincón de los lectores

Cuéntame qué opinas de la novela

19 pensamientos en “Rincón de los lectores

  1. Lilia François

    Tres mil viajes al sur una novela fabulosa, que te engancha desde la primera página hasta la ultima.. encantada de haberle leído.

    Responder
  2. Nancy Herrera

    Manuel, realmente a traves de sus escritos mi imaginacion puede recorrer la inmensidad de vidas y situaciones que uno desconoce.
    Las cuatros historias narradas me permitieron observar su sensiblidad lirica en los contextos sociales y la capacidad para hacer llegar a los lectores la misma en cada una de sus lineas.
    Gracias por compartir este don maravilloso.!!!
    Nancy Herrera

    Responder
  3. Irene

    Genial! Me ha fascinado… he reído, he llorado, me he emocionado y también indignado…
    Cada historia tiene su encanto especial, engancha a la lectura de una manera brutal. Un cachito de cada una de esas mujeres está en todas nosotras. Esas mujeres pueden ser cualquiera de las muchas con las que nos cruzamos cada día…qué historias! qué bien enlazadas!
    Simplemente maravilloso!

    Responder
  4. Gonzalo

    Leida en Sydney, Australia.
    Impresionantes historias de gentes que las tenemos ahi mismo, tan cerca, pero que las hacemos lejanas.
    Acerquemonos.

    Responder
  5. Macarena

    Gracias por engancharme como lo haces a tus novelas. Ésta, sin duda, aunque dura en sus historias es enormemente humana, y como lectora llegas a ponerte en el lugar de cada uno de los protagonistas.

    Un abrazo grande

    Responder
  6. BORJA GARCÍA DE BIKUÑA LANDA

    Me ha encantado TRES MIL VIAJES AL SUR. No soy un entendido, además soy poco objetivo dada mi estrecha amistad con el autor. No me atrevería a escoger entre las cuatro historias, ya que cada una tiene su poso y tocan partes de mi interior diferentes. He disfrutado mucho, tanto con el fondo como con la forma. Estoy ya esperando a la cuarta novela.

    Responder
  7. ALFONSO FERNÁNDEZ

    Me quedo con ese Sur al que me ha retrotraído el autor.
    Ese Sur que no se corresponde con el de la rosa de los vientos….
    Ese Sur de gente humilde, ese Sur de vecindad, ese Sur de solidaridad…
    Porque a pesar de lo triste de algunas de las historias, la obra deja a la vista VALORES …. Valores de esos barrios obreros dispersos por Sevilla, que, aunque hoy tristemente son noticia por la marginalidad, el paro, la droga…. En su día fueron el semillero de mucha gente de bien…

    A los que como yo, nacimos, crecimos y nos hicimos hombres en uno de esos barrios, la obra nos abre la conciencia y nos invita a luchar como Sofía ….

    “Volver a ser lo que fuimos”.

    Responder
  8. Amparo Perez Soldevilla

    Gracias a ‘Tres mil viajes al Sur’ por haber podido realizar este viaje. Me he conmovido con sus historias, pero sobretodo, he disfrutado con la empatía y sensibilidad del autor a la hora de narrarlas. Con la capacidad de meterse en estas mentes femeninas, la de las protagonistas de su obra, ha logrado llevarme hasta ese barrio y vivirlo como si fuera un personaje más de la novela, como si fuera una más entre ellas.
    He llorado y también he sonreído, y hasta me he sentido identificada a pesar de no sufrir estos duros problemas. Al final son otros problemas, pero peleados con alma de mujer y este alma nos une a todas independientemente de lo que nos toque vivir.
    Mil gracias Manuel Machuca:))

    Responder
  9. Grego Dávila

    Acabo de terminar esta novela del amigo Manuel Machuca y dejo algunos comentarios.
    La novela está escrita, creo que intencionadamente, en lenguaje claro y natural, en el habla de la gente sencilla que protagonizan los relatos. La lectura es ágil y fluída.
    Hay elementos que enlazan los cuatro relatos, como el tren, el muro que divide el barrio, el autobús, etc. y personajes que aparecen de relatos anteriores, lo cual le da más empaque al conjunto.
    Me ha llamado la atención la descripción de ciertos detalles sencillos, como el de la anciana que se limpia los labios con los dedos al terminar el café. Son gestos que estamos acostumbrados a ver y que la novela los resalta al enfocarlos.
    La novela tiene un claro tono social de denuncia de la situación de estos barrios marginados, con una apuesta por el compromiso, en el que las mujeres juegan un papel primordial. El último relato de Esperanza creo que es el que mejor muestra este aspecto.
    Me ha impresionado el relato de Blessing, inmigrante africana, por la crudeza que supone el viaje de estas personas a nuestro continente, sufriendo todo tipo de penalidades,
    Me ha hecho gracia la inclusión del autor en algunas referencias, como la del escritor guapo que quiere que una de las chicas le cuente su historia.
    Es un libro agradable de leer, por la facilidad del texto, pero que remueve la conciencia de los que estamos instalados en nuestra burbuja de confort y seguridad.
    Muchas gracias!

    Grego

    Responder
  10. Luis Miguel Rojas

    A veces necesitamos un poco de sur para poder ver el norte. Es una maravilla cómo en el libro se mezclan esos “problemas del primer mundo” que tenemos muchos con verdaderos PROBLEMAS. Soy de un pueblo humilde y me he sentido identificado con algunos parlamentos de ciertos personajes.
    Cabe destacar también la forma en la que está contada el libro sin designar nada en concreto y permitiendo dar rienda suelta a la imaginación. Sin duda ‘Tres mil viajes al sur’ ha sido un viaje gratificante para este verano.

    Responder
  11. Rosario Cáceres Fernández-Bolaños

    Me he bebido de un trago este maravilloso libro de Manuel Machuca. Un viaje a la realidad del Polígono Sur que conmueve e incomoda a la vez. Como dice un amigo, si Cristo levantara la cabeza y nos viera a los que decimos seguirle, sacaría el látigo y la liaría parda como aquel día en el templo.
    Super recomendable para despertar.

    Responder
  12. Mariano Madurga Sanz

    Termino de leer los Tres mil viajes… Me ha encantado: ágil, sencillo de lectura, emocionante en cada párrafo, vital y real, esperanzador en sus párrafos con amargura, con luz al final de cada uno de los 4 relatos. Enhorabuena, Manuel. Entre sus frases se destila “vida” al natural. Porque la Esperanza va en el autobús…… de la vida.
    Al igual que con El Guacamayo Rojo, necesito volver a leerlo de nuevo, con la voracidad de hacer algo que te gusta. Sientes que estas hablando con los personajes, con Esperanza, con Blessing, con Josefa o con Alberta.
    Gracias, amigo!!

    Responder
    1. Manuel Machuca González

      Desde hace unos meses las librerías de toda América pueden encargar mis obras a la distribuidora de libros Azteca. Llega a cualquier lugar

  13. Antonio Aguilera N

    Me lo he pasado muy bien en este viaje al Sur aunque el fondo de las historias sea realmente duro.

    La prosa de Manuel nos permite navegar fácilmente por sus páginas donde, a la vez, no para de meter cuñas y mensajes de reivindicación, cargas de profundidad que remueven conciencias.

    Gracias Manuel Machuca por tener tan viva la llama de la Esperanza y compartirla, transmitirla de esta forma tan hermosa.

    Responder
  14. Sara Villalobos Udienco

    He leido el libro en 12 horas ,de un tirón.me ha parecido fascinante.Me ha gustado mucho el realismo de su novela y he disfrutado muchisimo con su lectura.Sabia que no me decepcionaría porque ya he leido sus dos novelas anteriores,aunque ha superado mis expectativas.Espero le llegue el reconocimiento que merece y que se anime pronto a su cuarta novela que espero con ilusión.Gracias por hacerme participe de este mundo tan desconocido para la mayoría.

    Responder
  15. Ana García

    He tenido la oportunidad y el privilegio de leer “Tres mil viajes al sur”, la nueva novela de Manuel Machuca.
    En la voz de cuatro mujeres e historias que se cruzan levemente, un barrio, una ciudad y su gente van tomando forma y color y crean una realidad ante la que es imposible permanecer indiferente.
    En el barrio donde se desarrollan las historias hay muros concretos y otros, reales también, más difíciles de derribar.
    Me ha conmovido la descripción de las protagonistas, su historia, su sentir y hacer para alcanzar sus sueños; personas como las que conozco, reales, en un barrio que bien podría ser un cantegril de Montevideo, aunque como barrio haya surgido por diferentes causas. O por las mismas.
    Encontré un texto con la musicalidad del lenguaje rico en términos coloquiales y modismos, los que caracterizan al grupo de pertenencia de los personajes. Diferentes voces, un mismo grito.
    Encontré en la lectura de esta novela entretenimiento, solaz y me interrogué sobre mi rol, mi aporte para construir un entorno mejor. Es una novela que desde la descripción narrativa promueve el espíritu crítico. Y eso no tiene precio, tiene valor.

    Responder
  16. Rodrigo Delgado Zamora

    Antes de escribir estas líneas, he dejado pasar dos días desde que terminé la lectura de esta estremecedora e impactante novela, y a pesar de ello, sigo aún tan conmovido y emocionado como cuando la finalicé.
    La historia de cada una de las cuatro mujeres que componen esta novela, narrada desde voces distintas, te lleva inevitablemente a reflexionar sobre la ética y la justicia de la sociedad donde vivimos, y te zarandea los cimientos de lo que somos, dejando a tu conciencia pensativa, maltrecha, dubitativa y desgarrada. Porque ¿qué hacemos cada uno de nosotros para cambiar la realidad?, esta realidad tan magistralmente descrita en la novela. Comprendes que las bienintencionadas “obras de caridad”, probablemente necesarias, no resuelven el problema, quizás porque todos formamos parte del mismo. Entonces ¿qué hacer? Pregunta de difícil y abierta respuesta que debe responder cada uno de nosotros en conciencia, pero que quizás inevitablemente implique la necesidad de que también nosotros deberíamos hacer nuestro “propio viaje al sur”.
    Desde la primera frase, “Me gusta mucho salir por la mañana a la terraza a ver pasar los primeros trenes”, hasta la frase final “No era la tristeza la que me embargaba, sino la esperanza. Porque la Esperanza va en el autobús”, la novela te engancha y capta tu interés, no sólo por el tema, sino por su agilidad narrativa, el dominio del lenguaje, la en ocasiones delicada ironía, las notas de fino y agudo humor, que humaniza el drama que está describiendo, y, sin duda, por sus personajes, todos ellos creíbles, cercanos, reales, complejos y llenos de humanidad, a muchos de los cuales mantenemos alejados de nosotros, escondidos e ignorados en esos guetos que nuestra sociedad (nosotros) ha creado.
    Sin duda, magnífica novela, con la que no sólo disfrutas de su lectura, sino que te emociona, te conmueve y te hace pensar, reflexionar, y plantearte necesarias preguntas que quizás inquieten a nuestra adormilada conciencia, pero que exigen una respuesta, eso sí de esperanza, ya. El margen se nos acaba para crear ese mundo más justo y sin muros, que, sin duda, todos deseamos.
    Léela, no te arrepentirás.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *