TRES MIL VIAJES AL SUR EN EL BLOG ADIVINA QUIEN LEE

Como en anteriores ocasiones, he tenido el honor de aparecer el blog literario ADIVINA QUIEN LEE, que dirige ALBANTA. Gracias por tu reseña.

http://adivinaquienlee.blogspot.com.es/2016/07/tres-mil-viajes-al-sur-manuel-machuca.html?m=1

Tres mil viajes al sur, obra finalista del Premio Ateneo de Sevilla de novela 2015, se inspira en la historia de cuatro mujeres que viven en los suburbios de una gran ciudad. Contada con voces narrativas diferentes, encarna la odisea de esas mujeres obligadas a abandonar sus barrios o países de origen, su desarraigo, su soledad, su esperanza y su lucha diaria. Algunas por huir de un entorno de pobreza y exclusión, otras por cambiar el mundo que les rodea.

Manuel Machuca novela la historia real de muchas personas que habitan en nuestras ciudades, para lo cual ha recorrido el extrarradio, ha visitado a sus protagonistas en sus casas y en los cruces de las grandes avenidas donde día a día se ganan la vida.

Mis impresiones

A Manuel Machucha lo conocí con El guacamayo rojo, una novela que me enamoró tanto por su historia como por la forma de narrarla. Luego leí Aquel viernes de julio y también me conquistó el autor. Por eso uno de mis objetivos claros de este mes fue leer Tres mil viajes al sur, la última obra del autor que ha resultó finalista del Premio Ateneo de Sevilla de novela en 2015.

“Me gusta mucho salir por la mañana a la terraza a ver pasar los primeros trenes. No importa que haga frío como hoy, para eso me pongo el abrigo sobre el pijama. Como cuando era pequeña y los veía desde el balcón de mi cuarto, en aquel lugar en el que vivíamos y que ha cambiado”.

Tres mil viajes al sur es la historia de cuatro mujeres que viven en un barrio marginal. Cada una de ellas tiene una historia propia y una vida diferente pero a todas les rodea el mismo. Pobreza, suciedad, delincuencia, soledad y desesperación. Cada una de ellas se enfrentará a su propia vida de forma distinta. Una de ellas ya se ha dado por vencida, otra lucha para que su familia consiga salir de la exclusión social, una inmigrante intenta adaptarse a su nueva vida y la última sueña con cambiar su vida.

Esta ha sido una novela que me ha gustado muchísimo. Tanto por las historias que nos narra que son bastante duras y desgarradoras como por la forma en que Manuel Machuca lo hace. Profundiza mucho en lo que quiere contar y sobre todo lo hace de forma honesta. Quizás son temas que nos cuesta tocar, que aunque los tenemos cerca preferimos mirar hacia otro lado. No queremos involucrarnos en ciertos problemas sociales ni relacionarnos con ciertas personas. Pero lo cierto es que cualquiera de estas historias puede representar a muchas familias que viven en las mismas condiciones. Y sus protagonistas a muchas mujeres que intentan lidiar con ellos.

En esta novela no se ubica la acción en ningún lugar concreto pero podría suceder en cualquier ciudad de nuestro país. En todas existe al menos un barrio marginal (si no hay más como sucede en algunas) que parece estar aislado del resto de la ciudad. A lo mejor no hay ninguna barrera física pero si la hay social. Las vidas de sus habitantes son difíciles, hay droga, hay delincuencia, hay suciedad pero también existen personas que quieren salir de allí y se encuentran con que el resto de la sociedad no solo les discrimina sino que les complica el acceso a la integración y a ciertos servicios como la educación. Pero también en una zona donde acaban otras personas que han perdido posibilidades y su economía ya no les permite vivir en otra zona.

Como os he dicho la novela no cita ningún barrio en concreto aunque Manuel Machuca se ha inspirado y basado en los testimonios de las personas que viven en el Polígono Sur (Las tres mil viviendas) en Sevilla en donde él mismo colabora para mejorar las condiciones de sus habitantes. Y supongo que de ahí viene su título, Tres mil viajes al sur. Además ha consultado, según él mismo cuenta, con diferentes personas relacionadas con el tema.

En un barrio como este viven Josefa, Alberta, Blessing y Esperanza que son las protagonistas de estas cuatro historias tan crudas y desgarradoras. Cuatro mujeres que soportan el día a día como viene y se enfrentan a una vida de trabajo duro, de problemas infinitos, una rutina que cansa y un futuro que no parece existir en otro color que no sea oscuro. Josefa se crio en una corrala en la que todos los vecinos eran parte de la familia. Todos cuidaban de los demás. Los vecinos fueron desalojados y les dieron un piso en el la misma zona. Ahora su vida es la continua preocupación por sus hijos, tocados por la cárcel y la droga. Alberta es gitana y ha trabajado toda su vida en una casa de postín. Su obsesión es que su nieto salga del barrio y estudie en un buen instituto. Sin embargo se topará con la burocracia. Blessing es una inmigrante cuyo marido trabaja de aparcacoches. Imaginó en España un futuro mejor que aún no ha encontrado ni sabe si encontrará. Y Esperanza se reencontrará con un episodio de su vida que creía haber cerrado ya.

La novela está narrada con ese estilo tan cercano y personal que el autor imprime a todas sus obras. Profundiza mucho en sus personajes, cuida cada detalle y le imprime mucho realismo a cada una de las cuatro historias que componen esta obra. Son diferentes voces narrativas las que dan forma a este relato encontrándonos algunos en primera y otros en tercera persona por lo que vemos cada una desde fuera y desde dentro. Además cada relato comienza con un poema de Anabel Caride, también sevillana.

Conclusión

Honesto, profundo, implicado es el relato de Manuel Machuca en Tres mil viajes al sur. Una novela que me ha cautivado, emocionado y que nos deja el testimonio de una verdad que está a nuestro alrededor. Una historia humana de personas atrapadas en un mundo del que no pueden salir y que son ignorados por la sociedad.

albanta en 6:00

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *