TRES MIL VIAJES AL SUR: LA METAMARGINALIDAD

2015-01-16 16.43.11Tres mil viajes al sur es una novela sobre la marginalidad. Cuenta historias de mujeres que viven en un barrio marginal de una gran ciudad, y también historias de otras mujeres que viven en esa marginalidad a la que llamamos soledad. Pero no sólo trata de mujeres que viven esa exclusión social que no es únicamente económica, sino que además, aborda a ciudades que viven al margen del progreso. Ciudades que sobreviven en el mundo como caricaturas de sí mismas, como espantajos de lo que fueron. Cuando es la ciudad la que vive la marginalidad, sus personajes más destacados también se convierten en bufones y fantoches en el exterior de esa marginalidad en la que viven y en la que se sienten los reyes del mambo.

Por tanto, Tres mil viajes al sur trata en realidad de metamarginalidad, de la marginalidad dentro de la marginalidad en la que la mayoría de los actores que comparten escenario no son conscientes de su rol y por tanto, poco hacen por salir de él, sobreviviendo en una vida absolutamente gris y desperdiciada―entendiendo una vida plena como algo que va más allá del bienestar económico― que siempre encuentra nuevos actores para continuar ofreciendo a la sociedad la misma pieza teatral.

En lo cultural, si bien ambas marginalidades comparten su aislamiento, en la que es esencialmente económica aparecen brotes culturales transformadores como consecuencia de ese aislamiento, que se abren paso a pesar de la ignorancia de los otros marginales que pueblan las zonas exteriores al suburbio y entre los focos delictivos que surgen en escenarios de pobreza y necesidad. En cambio, en lo que respecta a los que están al otro lado del muro económico y se consideran los reyes tuertos de ese micromundo ciego llamado ciudad, lo cultural no es sino un mal plagio de lo antiguo, donde lo superficial, lo epidérmico, continúa alimentando los estereotipos por los que se reconoce la ciudad, alimento de su subdesarrollo y abono de su marginalidad. La cultura del atraso.

Tres mil viajes al sur cuenta historias de miseria y pobreza: de la pobreza de unas personas que tratan de abrirse camino, y de la pobreza de ciudades que de tanto mirarse al ombligo, no son conscientes de sus vergüenzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *