TRES MIL VIAJES AL SUR

Reyes Aguilar me invitó a su azotea del Correo de Andalucía el sábado 23 de abril. Aquí tenéis lo que dijo:

Fue un 17 de julio de 1936 el que se convirtió en «Aquel viernes de Julio» para su autor y para los lectores que se encontraron ante una historia que a nadie dejó indiferente. Manuel Machuca, en la farmacia que regenta en el barrio de Nervión, que es un nombre que le late en el corazón especialmente, atendió a dos clientes que aquejándose de penas del cuerpo le prestaron a cambio las del alma para darle forma a una historia que relata los primeros acontecimientos de una Guerra Civil que a Sevilla dividió en dos, repartiéndola por barrios donde la diferencia social de uno u otro bando quedaron latentes; marginalidad, hambre y carencias contra la opulencia y la hipocresía.

Ahora, este autor que en la calle Gerona esconde la veta de su inspiración, vuelve a esos barrios sevillanos de nuevo, por donde la diferencia social está más que presente y definida. Fue su solidaridad para con el Polígono Sur y su profesión de farmacéutico los que le proporcionaron el título, Tres mil viajes al sur, para la novela que acaba de sacar a las librerías. Empezó a oír historias en su experiencia como voluntario, provenientes de almas quejosas, en voces anónimas e invisibles devecinos de las Tres Mil Viviendas.

En cuatro relatos, uno por cada estación del año desarrollados en un solo día, recogió y creó una historia partiendo de las vivencias de cuatro mujeres en ese barrio marginal sevillano.

A su autor le prestaron sus penas del alma para crear con ellas de nuevo, el particular viaje al sur de cada una de sus protagonistas, el viaje al sur de su barrio y de sus propias vidas.

Y aquí el enlace a su artículo: http://elcorreoweb.es/opinion/columnas/tres-mil-viajes-al-sur-AH1669057

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *